miércoles, 4 de diciembre de 2013

MotoG, lo que el iPhone 5c debería haber sido


El iPhone 5c ha sido uno de los principales lanzamiento de Apple en este año 2013, que para los de Cupertino ha sido un año lleno de sinsabores. Se esperaba que fuera un smartphone más económico, que permitiera a todo el mundo tener un iPhone. Pero no ha sido así. Sin embargo, el Motorola Moto G sí que podría ser el smartphone que revolucionara el mercado.

A lo largo de muchos años se ha ido hablando de nuevos smartphones que iban a llegar al mercado. Algunos de ellos iban a ser revolucionarios. De hecho, era lo que se esperaba este año de los lanzamientos de Apple. Después de un parón de mucho tiempo, los de Cupertino parecían tener la clave para el éxito en el mercado de los smartphones. No obstante, si hubo sorpresas en sus lanzamientos no fue precisamente porque todos quedaran maravillados ante los grandes genios que trabajan en Apple, sino porque no lanzaron absolutamente nada de lo que se esperaba que pudiera ser revolucionario. Ni un iPhone 5s con una pantalla del siglo XXI, ni un iPhone 5c que pudiera comprar todo el mundo. Lo único que lanzaron fue un iPhone 5s que en realidad innovaba muy poco, y un iPhone 5c que parecía más una broma y una manera de reírse de los demás con un smartphone demasiado caro.
En cualquier caso, no todos han salido perjudicados. Google, por su parte, ha sido una de las compañías que podría sacar partido de los errores de Apple. El Motorola Moto G es una muestra de ello. ¿Qué es el Motorola Moto G? Una respuesta a Apple, una versión del iPhone 5c que ve Google. Una versión del verdadero móvil económico que se debía lanzar al mercado. No destaca especialmente por nada. No cuenta con una cámara de altísimo nivel, ni con un procesador de nueva generación. Su pantalla tiene un tamaño más bien convencional, de 4,5 pulgadas, y la resolución no es Full HD, sino simplemente de alta definición.

El camino del "low cost"

Sin duda Motorola y Google han abierto con este teléfono una brecha en el mercado de teléfonos Android. Han iniciado el camino del "low cost", prescindiendo de todo lo prescindible, para poder ofrecer un terminal muy barato sin perjudicar la experiencia del usuario. 

Se buscó un procesador con buena relación potencia/precio y se compensó mejorando la optimización. Se prescindió de microSD y de grandes almacenamientos, a cambio de dar 50GB extra en GoogleDrive. Se prescindió de la personalización MotoMaker y se sustituyó por carcasas intercambiables. Se prescindió de una batería extraíble, pero se optimizó el consumo del sistema para aguantar de sobra una jornada.


Mientras, Apple intentó sacar un iphone "low cost" que básicamente es el teléfono del año anterior, con un exterior en plástico. Mismo procesador, misma pantalla, mismo todo.... hasta mismo precio.